sábado, 4 de junio de 2011

PRIÍSTAS CONTRA SU ÉLITE

LA X EN LA FRENTE
Moisés MOLINA
PRIÍSTAS CONTRA SU “ÉLITE”
Semanas siguen su curso y pareciera que los priístas no hemos terminado de aprender las incontables lecciones de nuestra derrota electoral. La pálida, por no decir translúcida presencia de los temas locales de partido en los medios, contrasta con la permanente presencia de la oposición cuando el tricolor era gobierno. Y ello es solo un síntoma de cuanto pudiera venir en el futuro, si no somos capaces de reencontrarnos en una unidad que asuma como partido su papel opositor responsable y propositivo.
La élite priísta se sigue comportando como si siguiera siendo gobierno, siendo que ahora claramente no existe siquiera mínima interlocución con el gobierno. Los electores no votaron por un presidente de partido, votaron por un gobernador y demostrado está que la fuerza electoral que acudió con historicidad a las urnas el pasado cuatro de julio, lo hizo en razón de un proyecto, de un partido, de una posibilidad de triunfo y no en razón de una persona, mucho menos de una “élite”.
Quien perdió la elección a gobernador debe, con humildad y buen juicio, entender que la presidencia del partido no era, de ninguna manera, premio de consolación y debió asumir, en su momento, la responsabilidad histórica de convocar a una gran cruzada para el reagrupamiento y la reorganización. Desgraciada y tristemente no es dueño de su voluntad, ni de sus decisiones.
El priísmo de las regiones, afrontó la derrota con la misma pasión con que afrontó la campaña. Humanos como son, sufrieron el beneplácito hasta burlesco de quienes desde los municipios apoyaron a Gabino Cué; lo menos que esperaban era la llamada de aliento, de sosiego por parte de quienes en incontables ocasiones requirieron su activismo y su proselitismo. Una cosa pasó: Esa llamada nunca llegó y se vieron tristes, en la orfandad, en la zozobra.
Ello atrajo primero confusión, después desánimo que se fue transformando en resentimiento. Se supieron importantes sólo en las victorias, porque la inmensa mayoría no había sido partícipe de una derrota de tales proporciones. En algunos lugares el mismo priísmo quedó confrontado por los errores de las precampañas en que idénticas candidaturas se prometieron a diferentes personas. Priístas contra priístas que inconformes y con sus razones “no le entraron” a las campañas y que sin embargo siguen siendo priístas, sin “ismos” asociados a los apellidos de dirigentes ni candidatos.
Ahí donde se tomaron buenas decisiones, los resultados siguieron la misma ruta y a casi un año de la derrota los militantes, “las bases”, se siguen reagrupando, reorganizando al encuentro de la certeza, de la unidad, del rumbo. El mérito es, sin embargo, de la propia militancia cuando debía ser labor de un liderazgo fuerte y legítimo.
El CEN está esperando la coyuntura de una decisión jurídica que dé razón a una de las partes, pero se olvida de que el problema del PRI oaxaqueño es de dos vertientes y la segunda es la política. El pasado viernes a las seis de la tarde con once minutos el Senador de la República Adolfo Toledo mandó un “tweet” a Humberto Moreira con el siguiente texto: “A 3 meses de tu llegada al CEN ya arreglaste Jalisco / Oaxaca cuando ? En 2 meses CERO ACUERDOS CUMPLIDOS”. Más allá de la importancia que Moreira pudiera tomar a la exigencia de un militante con fuero de la más alta tribuna de México, debe ser ineludible –recalco- en una suerte de federalismo partidista, su compromiso con uno de los bastiones del PRI en México que con cada día se resquebraja más.
Priístas desencantados de sus “líderes”, de las prácticas de siempre, de grupúsculos que, en la iluminación, quieren seguir decidiendo por una inmensa mayoría, hacen nuevamente profesión de fe por su partido, el partido de todos quienes creen en un emblema y unas siglas, por colores que no tienen nombres ni apellidos.
En algún tiempo se entendió -que no se justificó- el status quo, la verticalidad de las decisiones, la relativa conveniencia de liderazgos investidos, impuestos. En un tiempo distinto, como el que ahora nos toca vivir, los liderazgos tienen que revalorarse o construirse, deben ser producto del esfuerzo, han de ser carismas naturales que hagan impensables los exclusivismos que hacen que la aceptación de unos conlleve el rechazo de otros.
El priísmo debe reeducarse, abrirse al debate de las ideas. Ya no tenemos gobernador y debemos asumir que en las actuales circunstancias nos quedamos sin guía. Deben levantar la voz los liderazgos regionales y reclamar aquello que siempre les era negado: su capital político y la dignidad de su liderazgo. Hoy no hay gobernador a quien entregárselo obsequiosamente, entreguémoselo al PRI exigiendo limpieza y justicia en los procesos que siempre han marcado nuestros estatutos para encontrar a quien ejerza la dignidad de mandar obedeciendo.
moisesmolinar@hotmail.com
twitter @MoisesMolina
Facebook: Moises Molina

1 comentario:

Yadira dijo...

Cierta y lamentablemente los intereses del PRI, desde la dirigencia, como del resto de los partidos políticos, se evidencian como de muy corto plazo. Ejemplo de ello las campañas para gobernador de Estado de México y la del 2012 por la presidencia.
Desafortunadamente esto trae consecuencias en los ciudadanos y parece ser que la élite política no se da cuenta de la gravedad del asunto, una derrota psicológica colectiva con consecuencias políticas inevitables dice Adam Schaff:
“Me atrevo a afirmar que, en contra de las apariencias del entusiasmo político de ‘parada’ que se les organiza a las masas, la alienación política, es decir la apatía política, incluso el cinismo político, bate todos los records precisamente en aquellos sistemas en los cuales las decisiones son impuestas desde arriba a la gente, potenciado con ello el sentimiento de su impotencia y de la carencia de sentido de su conducta” (Schaff, 1979: 231)
Pareciera que no les importa la deslegitimación de la política que incide totalmente en la convicción cívica de los ciudadanos, volviéndolos cada vez más apáticos y con mayor disgusto por un ámbito central para la vida de un Estado democrático. La única solución, asegura el mismo autor, es la trasformación de las condiciones políticas en las cuales se originan las motivaciones negativas de la enajenación: dejar a la gente lugar para la iniciativa y una responsabilidad verdaderas. Enseñarles el coraje y autonomía en el proceso de decisión (he aquí la importancia de lo que llamas los mentores del siglo XXI) no solo a través de la educación sino fomentado la participación política a través de los partidos o incluso fuera de ellos. Por eso coincido totalmente contigo.
Es triste pensar que estas perspectivas a largo plazo para el desarrollo de nuestro país no tienen cabida en esa élite. Sin embargo, son también nuestro motivante para hacer ver y actuar conforme a ellas.